A luchar, a luchar, a luchar…

Hace exactamente 50 años desembarcaron 40,000 soldados norteamericanos en Santo Domingo, claro está con algunos paisanos atemorizados de otras patrias, como reacción absolutamente exagerada frente a un hecho inusual: militares constitucionalistas y subrayo constitucionalistas, exigían el retorno al poder del depuesto Profesor Juan Bosch, presidente constitucional en el exilio y artífice de una de las constituciones más humanas que haya tenido Latinoamérica.
Los gringos invadieron, según algunos, atemorizados porque República Dominicana podía convertirse en otra Cuba y llegaron a buscar unos 50 comunistatas, el pueblo se unió a la lucha contra el invasor, que como siempre tenía su ejército de cipayos del otro lado del río. Y así las cosas horribles de la guerra: una parte de la ciudad sitiada, otra pobre y abandonada a la suerte de la represión, niños muertos como en toda guerra, héroes anónimos y el desastre que han significado estos 50 años de represión, estupidez, narcotráfico, carne dominicana a precio de vaca muerta en las vitrinas del mundo. Ahora, por fin, comenzamos a recordar, a despertar, a tratar de entender, a valorar y obviamente a construir la efeméride que siempre es mejor que el olvido.
Recuerdo que no debe obviar un hecho insólito en la historia represora de América: militares constitucionalistas. Militares que habían pertenecido al ejército trujillista, este detalle para una nación militarista como Estados Unidos debe haber sido mucho más atemorizante que cualquier amenaza comunista. La Guerra Fría no fue la causa, fue la excusa… Ahora a pensar intelectuales valientes que hay que entender para que nunca más, ni eso, ni nada parecido.

Published in: on 28 abril 2015 at 2:57 am  Dejar un comentario  
Tags: ,

Aeropuerto Internacional: Las Américas


Allí no había nadie
transitaba todo el mundo
y
yo estaba
como siempre
en un rotundo borde
fuera de foco atraíada
como las moscas
por unas luces de neón gastadas
como putas en tono pastel estridente
idénticas a las que tenía
a cada  lado
un italiano
que las cogía por las nalgas
y no sé por qué
nos miraban
mientras esperábamos
a uno que fue y conociste cuando eras
pero que ahora se parece un poco a ese
otro que es.

Allí no había nadie
transitaba todo es mundo
con sus perros caniches
con sus perros enjaulados
con sus uniformes de bomberos
con sus antifaces de médicos forenses
con sus cuellitos de curas
con sus nalgas kilométricas
con sus cadenas televisivas
con su corazón roto
con su corazón de peluche
con su oficio de ostentar
con su oficio de bondad.

Allí no había nadie
transitaba todo el mundo
adosado
a la troupe de Makandale
a la corte de los milagros
a la Comedia del Arte
al Cirque du Soleil
a los organismos internacionales.

Allí no había nadie
transitaba todo el mundo
por el espectáculo de existir
y
yo estaba
como siempre
en un borde desaliñado
mirándote mirar.

Allí no había nadie
y eso
justamente eso
era lo más horrendo.

Published in: on 17 enero 2010 at 4:27 am  Dejar un comentario  
Tags: , , ,

La extraña de pelo largo

Como una puta napolitana recortada sobre un fondo neorrealista de los cincuenta se empina sobre sus tacones imposibles la peluqera que fuma apoyada en el contén de la basura. La melena descuidadamente batida con un peine fino le enmarca la cara regordeta y felizmente hechizada por algún enfermero de la clínica dominico cubana de enfrente. Él le promete venir esta tarde por ella para llevarla a la fiesta de fin de año donde beberán cerveza en potes de suero y nadie podrá bailar sino se desnuda y  se unta gel lubricante del que se usa para hacer sonografías en la barriga para dar golpes suaves y resbaladizos.

La extraña de pelo largo fumando espera la tarde mientras saluda con la mirada y la cabeza a su próxima clienta que viene de un pronto a lavarse y secarse para estar presentable en la entrega de notas del colegio de la vuelta. Es maestra y no le gusta nada la pinta de la peluquera, pero no hay de otra, los otros dos salones de la zona son más caros.

Entra la maestra por la puerta que está en una pared con pinturas a mano de mujeres egipcias de largas melenas y un letrero que dice sin faltas de ortografía solón bisex, detrás la sigue la extraña de pelo largo que acaba de apagar el cigarrillo. La puerta se cierra, el resto depende de la imaginación que esté en el poder  de cada quien y cada cual.

Published in: on 22 diciembre 2009 at 5:53 am  Dejar un comentario  
Tags: , , ,