Aeropuerto Internacional: Las Américas


Allí no había nadie
transitaba todo el mundo
y
yo estaba
como siempre
en un rotundo borde
fuera de foco atraíada
como las moscas
por unas luces de neón gastadas
como putas en tono pastel estridente
idénticas a las que tenía
a cada  lado
un italiano
que las cogía por las nalgas
y no sé por qué
nos miraban
mientras esperábamos
a uno que fue y conociste cuando eras
pero que ahora se parece un poco a ese
otro que es.

Allí no había nadie
transitaba todo es mundo
con sus perros caniches
con sus perros enjaulados
con sus uniformes de bomberos
con sus antifaces de médicos forenses
con sus cuellitos de curas
con sus nalgas kilométricas
con sus cadenas televisivas
con su corazón roto
con su corazón de peluche
con su oficio de ostentar
con su oficio de bondad.

Allí no había nadie
transitaba todo el mundo
adosado
a la troupe de Makandale
a la corte de los milagros
a la Comedia del Arte
al Cirque du Soleil
a los organismos internacionales.

Allí no había nadie
transitaba todo el mundo
por el espectáculo de existir
y
yo estaba
como siempre
en un borde desaliñado
mirándote mirar.

Allí no había nadie
y eso
justamente eso
era lo más horrendo.

Published in: on 17 enero 2010 at 4:27 am  Dejar un comentario  
Tags: , , ,

Todos los días de hoy

Mientras meo, aunque queda más bonito orino, leo en la alfombrita nueva que compré para no pisar la loseta fría cuando salgo de la ducha :”Ayers”. Comienzo a divagar con la cabeza mientras el chorro tibio sale de la parte baja de mi cuerpo y se diluye en el agua y me digo ayer tiene plural y se puede decir cosas como los ayeres de mi vida y lo mismo sucede con mañana, se dice los mañanas se preñarán de esperanzas. pero no hay hoyes.

Entonces caigo en la cuenta de cómo se construye un poema o un pensamiento inutilmente poético y digo todos los dias de hoy son posibles en el infimo acto de mear mirando atentamente una alfombra de baño, recreando la fantasía maravillosa que nos permite navegar por el delirio sin tener que vivirlo, dibujando la silueta de un pasado que se muta y se transmuta así mismo de acuerdo a la presión atmosférica, reviviendo la alegría de existir en el mismo acto de percibir con certeza quirúrgica la futilidad de la vida y saboreando en cada pedazo de despiste conciente a la muerte.

Meo y concentro el un frasco de análisis de orina mis más íntimas posibilidades de fantasías para todos los días de hoy que vuelven posible mi hoy.

Published in: on 3 enero 2010 at 4:42 am  Comments (1)  
Tags: , , , ,