La extraña de pelo largo

Como una puta napolitana recortada sobre un fondo neorrealista de los cincuenta se empina sobre sus tacones imposibles la peluqera que fuma apoyada en el contén de la basura. La melena descuidadamente batida con un peine fino le enmarca la cara regordeta y felizmente hechizada por algún enfermero de la clínica dominico cubana de enfrente. Él le promete venir esta tarde por ella para llevarla a la fiesta de fin de año donde beberán cerveza en potes de suero y nadie podrá bailar sino se desnuda y  se unta gel lubricante del que se usa para hacer sonografías en la barriga para dar golpes suaves y resbaladizos.

La extraña de pelo largo fumando espera la tarde mientras saluda con la mirada y la cabeza a su próxima clienta que viene de un pronto a lavarse y secarse para estar presentable en la entrega de notas del colegio de la vuelta. Es maestra y no le gusta nada la pinta de la peluquera, pero no hay de otra, los otros dos salones de la zona son más caros.

Entra la maestra por la puerta que está en una pared con pinturas a mano de mujeres egipcias de largas melenas y un letrero que dice sin faltas de ortografía solón bisex, detrás la sigue la extraña de pelo largo que acaba de apagar el cigarrillo. La puerta se cierra, el resto depende de la imaginación que esté en el poder  de cada quien y cada cual.

Published in: on 22 diciembre 2009 at 5:53 am  Dejar un comentario  
Tags: , , ,