A luchar, a luchar, a luchar…

Hace exactamente 50 años desembarcaron 40,000 soldados norteamericanos en Santo Domingo, claro está con algunos paisanos atemorizados de otras patrias, como reacción absolutamente exagerada frente a un hecho inusual: militares constitucionalistas y subrayo constitucionalistas, exigían el retorno al poder del depuesto Profesor Juan Bosch, presidente constitucional en el exilio y artífice de una de las constituciones más humanas que haya tenido Latinoamérica.
Los gringos invadieron, según algunos, atemorizados porque República Dominicana podía convertirse en otra Cuba y llegaron a buscar unos 50 comunistatas, el pueblo se unió a la lucha contra el invasor, que como siempre tenía su ejército de cipayos del otro lado del río. Y así las cosas horribles de la guerra: una parte de la ciudad sitiada, otra pobre y abandonada a la suerte de la represión, niños muertos como en toda guerra, héroes anónimos y el desastre que han significado estos 50 años de represión, estupidez, narcotráfico, carne dominicana a precio de vaca muerta en las vitrinas del mundo. Ahora, por fin, comenzamos a recordar, a despertar, a tratar de entender, a valorar y obviamente a construir la efeméride que siempre es mejor que el olvido.
Recuerdo que no debe obviar un hecho insólito en la historia represora de América: militares constitucionalistas. Militares que habían pertenecido al ejército trujillista, este detalle para una nación militarista como Estados Unidos debe haber sido mucho más atemorizante que cualquier amenaza comunista. La Guerra Fría no fue la causa, fue la excusa… Ahora a pensar intelectuales valientes que hay que entender para que nunca más, ni eso, ni nada parecido.

Published in: on 28 abril 2015 at 2:57 am  Dejar un comentario  
Tags: ,

Por qué

A Manolo

IMG_0091.JPG¿Por qué
yo que nací en un continente
vivo en una isla?

Entonces,
leyendo a alguien
que escribe
sobre otro alguien
encuentro a Derek Walcott
que dice:
“Haber amado un horizonte es insularidad.”

Quizá por eso
sigo en una isla
para no correr el riesgo
de atrapar el horizonte.

Published in: on 26 abril 2015 at 4:32 am  Dejar un comentario  
Tags: , ,