Me importa un carajo

0005491

A mí
-la verdad- 
me importa un carajo
lo que fui en otra vida,
lo que seré
o lo que soy.

Me tiene sin cuidado
percibir el mundo con el ojo de una mosca  
fragmentar cada primer plano
o integrar un fuera de foco.

Mi mirada siempre está al acecho
siempre está al costado
entra y sale de la escena
de acuerdo a los deseos
del globo ocular
y de las partículas de polen que flotan en el aire.

En definitiva miro como una mosca
no estoy atenta a nada y pendiente de todo.

Pero eso también me importa un carajo. 

A esta que soy ahora yo
le tiene sin cuidado ser o parecer
estar o arrepentirse
tener sonrisa de niña
cabello de bruja
nalgas de escaladora
o pies de plomo.

A esta que sigo siendo
-de manera intermitente-
no le asusta estar equivocada
o parecer desorientada
o sentirse inmensamente feliz 
(quien sabe hasta cuando).

No
-de verdad-
a ella y a mí nos importa un carajo
lo que fuimos en otra vida
o lo que nos guarda el destino.

A ella, a mí, a él (¿por qué no?)
nos da igual que el mundo sea
o que finja serlo
que Puerto Plata se llene de alemanes en agosto
o que Madrid tenga un metro como el de París.

Sin embargo,
hay tres o cuatro cosas
a las que no renunciamos
ni en esta vida
ni en las que pasaron  
ni en las que vendrán.

Y son a saber:
la sinceridad irremisible
las mañanas después de ti
mis hijas
y el mate.

Todo lo demás
me importa un carajo.

Published in: on 22 abril 2009 at 5:02 am  Dejar un comentario